31 de enero de 2008

La relación EE.UU. - Asia: Contrarréplica

Por Cristina Fernández

Muchas gracias por tu réplica.

En primer lugar, me gustaría dejar claro que en absoluto veo el ascenso chino como algo negativo, en realidad lo que intentaba plasmar, era un poco la perspectiva norteamericana respecto a la región asiática en el contexto geoestratégico de la zona. Es un tema amplísimo y tampoco quería aburrir... el ascenso de china es inevitable y hoy por hoy uno de los pocos obstáculos que tiene es que no dispone del suficiente petróleo como para incrementar exponencialmente su crecimiento económico de forma sostenible, (de ahí los acuerdos que está firmando con países africanos y sudamericanos para garantizar los suministros, o el ya conocido acuerdo preferencial con Irán, que tanto ha condicionado su política exterior y su posicionamiento en el Consejo de Seguridad). En todo caso, China tiene dos retos muy importantes por delante que debería superar para ser un país hegemónico; por un lado militarmente ha de modernizar y desarrollar tecnológicamente su ejército, especialmente en el ámbito naval (en los últimos años se ha puesto manos a la obra con la reciente fabricación de buques y submarinos nucleares gracias a la colaboración rusa, aunque carece de un importante elemento, portaviones que es precisamente lo que en la zona otorga a los EEUU enorme superioridad); por otro lado cabe señalar su falta absoluta de creatividad; China no inventa nada, todo lo copia y eso a largo plazo un país hegemónico no lo puede sostener; puedes llegar arriba imitando, robando la creación ajena para evitar el gasto inmenso que representa la investigación, pero no puedes mantenerte arriba si no eres capaz de superparte en cualquier terreno por ti mismo. La dependencia de otros es precisamente lo que le interesa a EEUU en Asia, porque la autosuficiencia es poder y lo contrario te imposibilita para moverte con libertad, solo atendiendo a tus intereses.

En cuanto a la India, es cierto que quizás no le he prestado la suficiente atención pero aun estoy a tiempo. Bueno la India es sin duda un actor regional básico tanto hacia el sudeste asiático, como hacia Asia-pacífico, como hacia el oeste; sin embargo dentro del contexto organizativo regional (véase ASEAN, APEC, etc.) su influencia ha empezado a incrementarse recientemente, pues China ve en la India a un rival muy peligroso y hasta hace relativamente poco tiempo, que ésta ha mostrado intensamente su deseo de jugar un papel importante en Asia, China siempre ha preferido mantener a los indios un poco al margen. A diferencia de China, la India con su inmensa inversión en investigación y desarrollo se ha convertido en un país tecnológicamente puntero, al que compran productos básicos dentro de esta era de la información y las telecomunicaciones, todos los países desarrollados del mundo, siendo los EEUU el principal destino de sus productos. Prácticamente nadie puede competir con la India porque es responsable de casi el 70% de la industria global en “offshore” de Tecnología Informática, y casi la mitad de la industria de BPO global. Una vez que queda claro el poder comercial que tiene la India, y la dependencia exterior que existe hacia lo que ella fabrica (lo cual significa poder e influencia); habría que recordar que es poseedora de la Bomba atómica y que goza de una reciente alianza con los EEUU dentro de la estrategia norteamericana de seguir manteniendo el control regional, ya sea directamente o derivado en sus socios, porque como es evidente para todos, los EEUU tienen muchos frentes abiertos en el mundo, en un contexto de descrédito internacional, en el que muchos ya no le consideran la superpotencia invencible de otros tiempos y la recesión económica a la que parece avocarse. Así, en Asia están compitiendo dos pares de alianzas principales, que a su vez también luchan dentro de ellas para no quedarse atrás. De un lado EEUU-Japón-India, de otro Rusia-China. Se unen por interés, pero lo cierto es que en un contexto de reequilibrio global, de tendencia hacia el multilateralismo de antaño, ninguno olvida que el amigo de hoy puede ser el enemigo de mañana y por ello todos compiten contra todos. El juego de alianzas es muy complejo, con ciertas similitudes a la Europa de Bismarck.

Volviendo a la India hay otro elemento más que me parece muy interesante, primero la enorme inversión que en este país se ha dedicado a la educación, la formación técnica, científica y médica de su población, que es competitiva con las grandes potencias mundiales, su mano de obra está muy bien formada y disfruta de un aval muy importante: el ingles como idioma oficial.

Para terminar con la India solo quiero añadir una cosa más: es un país irritante para China, Rusia y los EEUU porque no termina de casarse con nadie, siempre mantiene su criterio, su independencia, no deja que nadie interfiera en sus asuntos internos, ni a cambio de dinero, ni de posición internacional, por mucho que desee estar en el Consejo de Seguridad, como también pretende EEUU. La India sería una gran opción por que es un país que muchas veces ha demostrado que no se vende, y al margen de haber estrechados recientemente lazos con EEUU, no ha dejado de firmar acuerdos con China, de adentrarse cada vez más en las organizaciones regionales; incluso las tradicionales relaciones con Rusia se han revitalizado desde el 2007 especialmente en el terreno comercial.

Otros aspectos que has tratado y sobre los que me parece interesante hacer hincapié, son por u lado las relaciones China Corea del Norte y por otro la región de Asia Central.

Brevemente diré que lo que une en verdad a China con el régimen comunista es la posibilidad de que desarrolle la bomba atómica, si eso ocurre China no puede permitirse el lujo de que una potencia nuclear en la región no esté de su parte, pues la lucha por la hegemonía asiática está en jugo. Respecto a la zona de Asia-Central, he de decir que tiene un interés espectacular. En ella se mezclan regímenes dictatoriales, la condición de ex-terreno soviético con zona de influencia que pasó a manos americanas tras el fin de la guerra fría, y que ahora está perdiendo en beneficio ruso; se tratan los países que componen este área del continente asiático, de territorios con una gran riqueza en gas y petróleo que sin duda quieren tener bajo su control China y Rusia para lo cual han creado la organización de cooperación de Shangai, con una perspectiva energética pero también militar. EEUU tenía acuerdos para sobrevolar el espacio aéreo de estos países, así como para tener bases en su territorio; sin embargo estos privilegios los ha ido perdiendo paulatinamente por la intervención de las otras dos potencias. Así mismo el fervoroso deseo de Irán de entrar a formar parte de esta organización (con las inmensas reservas de petróleo y gas que posee, y que aun no está explotando) se une al de la India que no quiere quedarse al margen de un bloque regional tan poderoso.

Imaginaros, unidos por la energía y los negocios a Rusia, China , Irán y la India en una organización que podría llegar a tener prácticamente el monopolio del gas mundial.

Obviamente, los EEUU están terriblemente preocupados por lo que en esta zona pueda pasar. Quien controle la energía controla el mundo, y eso los norteamericanos lo saben muy bien.

2 comentarios:

Machimbarrena dijo...

Muchas gracia por la contrareplica, estoy deseando ver tu proximo artículo. Un abrazo

Álvaro M. dijo...

¡Yo estoy deseando leer vuestros próximos artículos! Gracias a los dos.